Luces y Sombras en el Informe PwC sobre Economía Vasca

Diario Vasco – Opinión 16.02.18

El estudio presentado recientemente, como si de una gala se tratara, de PwC sobre “Temas Candentes de la Economía Vasca. La Visión de los Empresarios”, tiene en sus contenidos suficientes afirmaciones que aun no siendo todas ellas falsas o inciertas, sí puede llevar a parte de la sociedad a equívocos importantes.

En primer lugar llama la atención que el título diga “la visión de los empresarios”. De entrada, y no es una simple anécdota, ya se ha olvidado de las empresarias de este país.  Por otro lado da pie a pensar que todos los empresarios/as piensan lo que este estudio dice. Pero es muy importante analizar este texto desde algunas vertientes no tenidas en cuenta o que parecen escaparse.

Como decimos, este estudio da pie a pensar que todos y todas las empresarias de este país piensan igual. Nos preguntamos ¿a qué empresarios/as han consultado? Esta consultora dice abiertamente que han sido consultadas las grandes empresas, lo cual indica que se han olvidado, y no creemos que haya sido un descuido, de la gran mayoría de la clase empresarial que dirigen sus pequeñas empresas. Se han olvidado de manera intencionada de miles de microempresas, que representan el 85% de nuestro tejido empresarial. Y todavía ahondan más en este olvido en cuanto que las personas consultadas son mayormente ejecutivos de esas grandes empresas y que por tanto en sus preocupaciones o prioridades no están la de sacar una empresa familiar adelante.

Llama la atención que en ningún lugar aparezca la institución o grupos de empresas que han solicitado este estudio. Nos costa que PwC no hace este tipo de estudios gratis et amore. Alguien lo ha encargado y seguramente no habrá sido barato. Y aunque esto parezca anecdótico llamamos la atención sobre ello porque estudios de este tipo buscan INFLUIR ante todo, dar la sensación de que lo que se dice es una VERDAD ABSOLUTA. Y nada más incierto que ello. Llama la atención también cómo tanto las instituciones como los medios han acudido en masa a un llamamiento de una consultora y se han hecho eco de lo que dicen sin cuestionarse nada. Es imposible que detrás de todo esto no hay una intencionalidad manifiesta de influir en la sociedad.

No es intención de GAREN criticar este estudio en su detalle puesto que en grandes líneas y en algunos temas podemos coincidir pero clarísimamente en otros no podemos hacerlo.

Criticamos algunas afirmaciones, sindicales sobre todo, en las cuales se acusa a la clase empresarial de  ser neoliberal y de buscar el enriquecimiento a toda costa. Sin embargo lo que según este estudio aporta no destruye esta opinión, más bien al contrario, aporta afirmaciones  que incrementan y fortalecen la misma. Flaco favor se hace a este País si se aceptan como buenas afirmaciones como que “El profesorado ha perdido consideración social”, cuando no es cierto. ¿Por qué se pretende desprestigiar la labor docente?

O afirmaciones como “En algunas regiones españolas las franquicias de una cadena de distribución están copadas por asiáticos. Son rigurosos y están dispuestos a trabajar sábados y domingos, al contrario que los españoles” dando a entender que quizás debiéramos cambiar de hábitos laborales en una clara mención al puro neoliberalismo. ¿Así cómo vamos a entendernos con los sindicatos si nos echamos piedras sobre nuestro propio tejado?

Otra de las afirmaciones  que se realizan en este estudio como de un mantra se tratara es la de “Se ha instalado una cultura de confrontación en la empresa. Hay que superar esta situación con una interlocución permanente y directa entre trabajadores y empresarios, por encima de la negociación sindical”. Afirmación que busca sin descanso y repetidamente anular totalmente a los sindicatos en lo que se ha venido a llamar en algunos lares empresariales “la Nueva Cultura”. Un País moderno y culto no se levanta dando a entender a la clase empresarial que el camino a recorrer es éste, el de la anulación de los sindicatos como interlocutores sociales. Y bien debiera la Administración Pública y sus gobernantes/as no atender a semejantes mensajes.

Como decimos, no es objeto de este artículo entrar en un debate sobre todas las afirmaciones contenidas en el estudio publicado ni contravenirlas en su totalidad, sólo hemos puesto algunos ejemplos. Lo que sí es importante para GAREN es preguntarse para qué se ha hecho este estudio, por qué se habla en nombre de toda la clase empresarial cuando no es cierto y por qué se realizan afirmaciones cuya finalidad claramente es la de influir en la sociedad porque parece que si nadie dice nada es porque lo que dicen es verdad y nada más alejado de la realidad.

Está claro que el informe presentado y que nadie se ha adjudicado su paternidad (no puede atribuirse a PwC la misma salvo en su ejecución) presenta más sombras que luces puesto que en la mayoría de los casos se queda en la mera formulación de los problemas que ciertos ejecutivos parecen detectar sin aportar soluciones claras a ellos. Y por otra parte algunas afirmaciones, con clara intencionalidad tendenciosa, contempladas en dicho informe no se ajustan ni a la visión de la mayoría de los empresarios/as ni a la realidad de Euskadi.

 

Juan Ramón Apezetxea

Secretario General de GAREN

Compártelo