CONVENIO COMERCIO TEXTIL DE GIPUZKOA. ADEGI y FEDERACIÓN MERCANTIL DE GIPUZKOA anuncian la impugnación de dicho convenio ante la Autoridad Laboral.

Si dicha impugnación prospera miles de trabajadoras/es del Comercio Textil se quedarán con el salario congelado desde hace 10 años y las nuevas contrataciones tendrán un salario todavía inferior

El pasado día 27 de marzo se ha firmado el convenio de Comercio Textil de Gipuzkoa. Lo ha firmado la Asociación de Empresarios/as GAREN y los cuatro sindicatos ELA, LAB, CCOO y UGT. Es un convenio que recoge dos aspiraciones que entendemos legítimas y progresistas para todo el conjunto de la sociedad: la recuperación del poder adquisitivo de estos últimos 10 años y la recuperación de un convenio que se daba por muerto. Sin embargo una asociación, ADEGI, que no tenía representatividad o legitimación suficiente según sus propias declaraciones, y otra, la FEDERACIÓN MERCANTIL DE GIPUZKOA, que renunció expresamente a constituirse en mesa negociadora, han anunciado en sendos comunicados la impugnación de dicho convenio alegando falta de legitimación plena de GAREN para firmar un convenio de eficacia general. Este hecho resulta de lo más llamativo por cuanto que nunca, en ninguna otra mesa de negociación, se le ha discutido ni a ADEGI ni a la FMG su legitimidad para ello, siempre al amparo de la acreditación por el sistema de reconocimiento mutuo, es decir, hasta ahora nunca han tenido que acreditar su representatividad, la tuvieran o no pero la impugnación anunciada apunta a que van a usar la estrategia de exigir la acreditación al resto de patronales con las cuales no quieran compartir mesa.

No es una buena noticia, ni para el sector ni para la negociación colectiva puesto que denota claramente la existencia de una estrategia para que no se renueven los convenios, algo contra lo que GAREN se muestra en total desacuerdo puesto  que uno de los fines estatutarios de toda patronal es el de la negociación colectiva que es lo que da sentido a la existencia de todas las patronales y que no se puede ignorar.

Será la primera vez que en Gipuzkoa se plantee una impugnación de este tipo, y es que es cierto aquello de que existen asociaciones patronales que como el perro del hortelano “ni comen ni dejan comer”.

Compártelo